José Antonio Sánchez

Fotografía

Probando los tubos de extensión

Publicado en Animales y Varias por admin el 27 de junio de 2011 a las 8:21.

Hace un tiempo me compré unos tubos de extensión pero apenas les había dado uso. Sin embargo, este fin de semana pasado aproveché para empezar a usarlos y aprender cómo funcionan.

Los tubos de extensión son, básicamente, unos anillos que se colocan entre la cámara y el objetivo, con los que se consigue reducir drásticamente la distancia mínima de enfoque del objetivo sobre el que se colocan, con lo que se convierten en una alternativa muy interesante para realizar fotos macro, sin necesidad de utilizar un objetivo específicamente diseñado para ello.

Los hay de diferentes marcas, pero uno de los más comunes son los Kenko. Además, existen dos tipos de tubos, los que conservan los automatismos para el enfoque y los que no. Lógicamente, los primeros son más caros que los segundos, aunque ni mucho menos es necesario utilizar los que permiten utilizar el enfoque automático. Es más, por norma general, al realizar fotos macro, en la mayoría de las ocasiones se suele utilizar el enfoque manual.

Suelen venir en grupos de 3, que pueden utilizarse individualmente o en conjunto. Cuanto más anillos se usen, mayor será la magnificación que se consiga.

 

 

Además de la reducción de la distancia mínima de enfoque, otra de las consecuencias de utilizar los tubos de extensión es que se reduce enormemente la profundidad de campo. Esto implica que para poder obtener más elementos enfocados dentro de la imagen sea necesario cerrar mucho el diafragma, oscilando entre f13 y f22 aproximadamente (aunque esto depende ya de las necesidades de cada toma).

Al cerrar tanto el diafragma se hace prácticamente imprescindible utilizar iluminación externa en forma de flash. Existen multitud de flashes diseñadaos específicamente para la fotografía macro pero, dependiendo del objetivo que estemos utilizando, puede utilizarse perfectamente un flash externo de zapata (como un Canon 430EX, un 580EX o, incluso un flash más barato con controles manuales como el YN460).

Dependiendo del objetivo que utilicemos, será conveniente montar uno, dos o los tres tubos. Por ejemplo, con a 50-55mm basta con utilizar el anillo de 36mm para obtener buenos resultados. A esas distancias focales, si se combinan dos o más anillos, la distancia de enfoque es tan pequeña que, para poder enfocar, he necesitado que prácticamente se toquen la lente externa del objetivo y el elemento a fotografiar, lo que dificulta enormemente la realización de la fotografía.

Sin embargo, usando un teleobjetivo, se pueden conseguir buenas ampliaciones y mantener una distancia de enfoque de 20-30 cm, o incluso algo más, lo que hace que no tengamos que acercarnos tanto al objeto a fotografiar, facilitando enormemente la tarea, sobre todo en el caso de fotografía de insectos y otros animales.

Las siguientes fotos han sido tomadas con los 3 tubos montados sobre el Canon 70-200, y utilizando el flash Canon 430EX II como fuente de iluminación.

 

Compartir esta entrada
  • RSS
  • Print
  • PDF
  • email
  • Twitter
  • Facebook
  • Meneame

Etiquetas: , , , , ,

Añadir comentario


Puedes dejar un comentario usando el siguiente formulario:

 

 

 

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR